Cómo hacer un timelapse | Las recomendaciones de Michael Shainblum

Aquí tienes algunas recomendaciones para hacer buenos vídeos y que te pongas en marcha con tu propio timelapse como éste de Michael Shainblum:

¿Qué se necesita para hacer un timelapse?

  • ¡Una cámara claro! Y aunque siempre puedes hacer equilibrismo y colocar el móvil sobre alguna piedra, Pildorea te recomienda que inviertas en una cámara semiprofesional o una cámara un poco más pro. Por ejemplo, cualquier cámara DSLR o Mirrorless.
  • Objetivo. Cualquier objetivo fotográfico que tengas es válido, pero lo mejor sería conseguir un gran angular, de entre 17-40 mm o 14-24 mm. Lo que prefieras.
  • Un trípode por supuesto, porque la estabilidad es crucial como podrás entender, no queremos que se repita El Proyecto de la Bruja de Blair.
  • Un intervalómetro -no es indispensable- pero tener un dispositivo que regule de forma automática un intervalo de tiempo entre fotos, sin tocar la cámara (y estropear el plano), con el que puedes configurar el número de fotografías, el tiempo de exposición de cada una, y el tiempo de inicio y final de la secuencia; no suena mal, ¿eh?
  • Tarjetas de memoria. Lógica y obviamente, pero te lo recordamos para que no pagues la novatada. Busca tarjetas de alta velocidad, que almacenen la mayor cantidad de imágenes en formato RAW posible. Con una capacidad de al menos 64GB y que graben a unos 100 mbps.

Pero antes de comprar algo, cerciórate con algún experto qué tipo de tarjeta le viene bien a tu cámara para el trabajo que quieres realizar, para que el presupuesto no se te vaya de las manos.

  • Filtros: Aunque tampoco son un must. Si planeas trabajar en exteriores, de día y con tiempos de exposición prolongados, cualquier filtro ND (Densidad Neutral) te ayudará a reducir la cantidad de luz que entre por el objetivo.

 

Ajustes/Settings

 

  • Foco y velocidad de obturación. Para que sumes mayor profundidad a tus tomas, te recomendamos que coloques ambos en modo manual, para mayor control del desenfoque de fondo.
  • Apertura de diafragma (f). Una apertura cerrada puede ayudar a minimizar las motas de polvo que puedan haber quedado atrapadas en el sensor y además amortiguar el parpadeo de las fluctuaciones de la luz que pueda haber alrededor.
  • ISO: lo recomendable, para mantener el ruido (grano) a raya, es llevar el ISO a lo más bajo posible. A menos que estés haciendo el timelapse de noche, con lo que convendría que el ISO estuviera muy alto. Esto aumentará el ruido en el material, pero la cámara captará la mayor cantidad de luz. En este caso, con el ISO a 6400 debería funcionar.
  • RAW. El tomar las fotos en formato RAW te permitirá mucha más libertad y versatilidad a la hora de editar el material, aunque a un alto coste de uso de almacenamiento de las tarjetas de memoria.
  • Edición. Procesar tus imágenes supone tiempo de render, ya que te recomendamos que primero reveles tus imágenes en Adobe Lightroom y luego aceleres y montes el vídeo final en Premiere y para una animación más sofisticada, será necesario utilizar After Effects.

 

Intervalos

Para finalizar, queríamos hablarte de los intervalos entre fotos. Lo mejor será que estudies de antemano lo que quieres registrar y el lugar donde deseas llevarlo a cabo, para ver cuál te viene mejor.

Ya que, la inspiración para este post fue uno que hizo Michael Shainblum para Adobe Create Magazine, y que en Pildorea nos pareció de gran ayuda para los tiempos de producción, te dejamos sus recomendaciones con respecto a este tema:

  1. Coches y personas: a intervalos de 1-2 segundos.
  2. Niebla y nubes bajas rápidas: a intervalos de 1-2 segundos.
  3. Nubes altas y nubes bajas: a intervalos de 2-3 segundos.
  4. Estrellas y Vía Láctea: a intervalos de 15-30 segundos.
  5. Anochecer en la ciudad: a intervalos de 5-7 segundos.

¡Estate al día de las novedades!

A nosotros tampoco nos gusta el spam. Así que sólo te enviaremos correos cuando tengamos algo interesante que contar.
Something went wrong. Please check your entries and try again.
1 Response

Deja un Comentario